UGT ya denunció en mayo que la Consejería había ofertado alrededor de 10.000 plazas escolares menos para Educación Infantil de 3 años, y ello pese a la anunciada bajada de ratios de un máximo de 25 a 20 alumnos y alumnas por grupo.

La Consejería de Educación anunció para el próximo curso una reducción de las ratios en el nivel de Educación Infantil de 3 años, pasando de un máximo de 25 a 20 alumnos por aula. Es decir, una reducción del 20%, que debería haber ido acompañada de un incremento en la misma proporción del número de unidades disponibles para escolarizar al alumnado de Infantil de 3 años, y del número de docentes de dicho nivel.

La realidad nos ha vuelto a dar la razón y la Consejería, cuyas ratios son las más altas de todo el Estado, no está cumpliendo su promesa, ya que hemos detectado que en muchos centros se está escolarizando por encima de dicha cifra. Y ello durante proceso ordinario de escolarización, con lo que durante el proceso extraordinario pueden ver aumentado, aún más, el número de alumnos/as.

Calculamos que se han podido perder alrededor de 10.000 plazas escolares de Educación Infantil de 3 años en los centros sostenidos con fondos públicos de la Comunidad de Madrid (red pública y concertada). Esta escasez de plazas no puede ser justificable por la bajada de la natalidad, ya que la diferencia entre el número de nacidos en 2.019 y 2.018 es de 1.813.

UGT reclama un incremento de la inversión en materia educativa, la reducción de las ratios en todos los niveles y etapas y el incremento de las plantillas de forma que se garantice el derecho a una educación de calidad, gratuita y universal para el alumnado madrileño.