Terminado el proceso ordinario de escolarización de Formación Profesional, UGT denuncia que, un curso más, miles de alumnos y alumnas no van a poder obtener una plaza pública, mientras se subvenciona a las rentas altas de hasta 35. 913 € por persona para obtener una subvención pública para escolarizar a sus hijos/as en centros privados.

El número total de solicitantes que no van a poder obtener una plaza pública o sostenida con fondos públicos es difícil de determinar, aunque UGT considera que estará en torno a las veinticinco mil personas. Y es difícil de determinar porque año tras año la Consejería mejora el sistema de ocultación de datos a la ciudadanía, obviamente para no poder ser controlada.

Por ello, los datos que aportamos a continuación no han sido fruto de las aportaciones de los centros sino de un trabajo de investigación, con datos de la propia Consejería, que no han podido ser ocultados aún, por lo que no deben presionar a las direcciones de los centros, aunque entendemos que el próximo curso tampoco podremos acceder a estos datos. La ocultación de datos administrativos y públicos es una seña de identidad de la administración educativa madrileña.

Para que exista una idea aproximada de la problemática daremos algunos datos de ciclos y profesiones, obviando el nombre del centro concreto al que hacemos referencia, teniendo en cuenta solo los solicitantes que lo han pedido en primera opción y que hay que reservar plazas para los repetidores:

  • Ciclo de Animaciones 3D y entornos interactivos: 1 grupo, 30 plazas (hay que descontar el cupo reservado a repetidores) – 269 solicitudes en primera opción, al menos 239 excluidos.
  • Disc-jockey y sonido: 2 grupos, 60 plazas (hay que descontar el cupo reservado a repetidores) – 139 alumnos, al menos 79 excluidos.
  • Administración y Finanzas, modalidad dual y diurno: 3 grupos,  90 plazas (hay que descontar el cupo reservado a repetidores) – 167 solicitudes en primera opción, al menos 77 excluidos.
  • Marketing y publicidad, modalidad dual y diurno: 1 grupo, 30 plazas  (hay que descontar el cupo reservado a repetidores) – 228 solicitudes, al menos 198 excluidos.
  • Anatomía Patológica y Citodiagnóstico.: 2 grupos, 60 plazas (hay que descontar el cupo reservado a repetidores)- 418 solicitudes, al menos 358 excluidos.

Estos cinco ejemplos pueden dar una idea de las dimensiones del problema. Para las 270 plazas (hemos de descontar las del alumnado repetidor) se han recepcionado  1.221 solicitudes, pero sólo habrán obtenido plaza entre 205 y 270 alumnos/as, por tanto, solo uno de cada cuatro alumnos ha obtenido plaza en el centro de primera opción.

Mientras, la Consejería continúa intentando engañar a la ciudadanía cuando dice que han sobrado plazas de Formación Profesional: 2.738 pertenecen a un Grado Superior, 3.323 de Grado Medio y 1.122 de FP Básica. Efectivamente quedan esas vacantes, pero obvia que las enseñanzas de formación profesional no son enseñanzas generalistas, como la Secundaria o el Bachillerato, por tanto tienen un importante componente de vocación y de aptitudes personales: no todo el mundo puede, debe, ni quiere ser sanitario o soldador. Por tanto, el número total de alumnos/as que solicitan una plaza en determinada profesión no puede tenerse en cuenta respecto al total de alumnado que ha sido o no admitido, porque quien quiere estudiar una profesión ligada a Sanidad puede no tener aptitudes ni deseos de estudiar Informática y viceversa.

Por ello, UGT exige: transparencia en los datos de escolarización de Formación Profesional, participación de la comunidad educativa en los Servicios de Escolarización y durante todo el proceso, aumento de plazas públicas de Formación Profesional y supresión de los cheques escolares de FP.