moncloaEl Consejo de Ministros del austero gobierno del PP congela el salario de sus empleados públicos pero no siente pudor en aumentar el gasto en parafernalia de publicidad un 19%, elevándolo a 169,4 millones de euros (22,4 millones más que el ejercicio anterior).

Un 90 por 100 de la inversión institucional se destina a campañas de promoción en materia de derechos y deberes de los ciudadanos (servicio exterior; proximidad de las Fuerzas Armadas; fiscalidad; elecciones generales, locales y autonómicas; empleo; violencia de género; protección a la infancia; no discriminación entre adolescentes y a las personas con enfermedades mentales; conciliación familiar y corresponsabilidad), a la promoción de hábitos saludables y seguros para la ciudadanía y al cuidado del entorno (seguridad vial, salud en el deporte, eficiencia energética, alimentación e información alimentaria, protección y conservación de la naturaleza, consumo responsable de agua, salud y hábitos de vida saludables) y al apoyo a las nuevas tecnologías (servicios públicos electrónicos y digitales, dividendo y economía digital, y dominios) (Reseña del Consejo de Ministros 23-01-2014)

Vamos a suponer que por ese precio todos los empleados públicos pudiéramos optar al dudoso placer de recibir la visita del presidente para explicarnos porqué aumentar el gasto en asesores, en dispendios, en fruslerías y seguir considerando de segunda fila a los empleados públicos, no es defender lo público. Pudiera darse el caso que este Presidente, en su tan cacareada web de transparencia, permitiera a cada empleado público inscribirse para recibirlo en casa, para contactar con nuestras inquietudes.

Sin embargo desde UGT vamos a ponérselo más fácil. Que el Sr. Rajoy no se gaste más dineros en publicitar su actividad (la nuestra) ni la eficacia y eficiencia de los servicios públicos (la nuestra) porque si por este gobierno fuese, ya nos habrían privatizado y estaríamos a disposición del clientelismo de su partido.

Dejen de emplear dinero público en publicitar la Administración General del Estado en todos los medios de comunicación afines, televisión pública incluida, y dedique ese esfuerzo del contribuyente (los empleados públicos también lo somos), a mejorar los elementos de trabajo de las unidades de atención al público, a motivar a sus trabajadores, con retribuciones reiteradamente congeladas y con pérdida continua de poder adquisitivo, entre otras cosas, y así no tendrá que hacer campañas de publicidad de los organismos públicos; los usuarios ya estarán suficientemente satisfechos.

Renuncien a minorar las plantillas de atención al usuario y pónganse un momentito el traje de usuarios de base y no de privilegiados gestores y recuerden: una Administración bien dotada de personal es una Administración eficiente y competitiva. La externalización es solamente clientelismo.

Ahorren el gasto enorme en publicidad y como se dice en ese medio “mejore el producto”, empezando por devolver a todos los empleados públicos sus derechos.

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Ir al contenido