fotonachEl Secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha afirmado que la propuesta del Gobierno sobre un complemento a la cuantía de la pensión para las mujeres que hayan tenido dos o más hijos “es claramente insuficiente y no se ajusta ni a la finalidad ni a los objetivos que la sustentan”.

Toni Ferrer ha comparecido en la Comisión Permanente de Seguimiento y Evaluación del Pacto de Toledo,​ en el Congreso de los Diputados, donde ha señalado que los interlocutores sociales ya intentaron corregir el impacto de género en las prestaciones en el Acuerdo Social y Económico alcanzado con el Gobierno en el año 2011, “ampliando el periodo de excedencia por cuidado de hijos a tres años, introduciendo un nuevo “beneficio para cuidado de hijos” e incrementando, de manera gradual, la base reguladora de la pensión de viudedad, del 52% al 60%”.

Sin embargo, este Gobierno, “consciente del problema de la existencia de una importante brecha de género en las prestaciones de la Seguridad Social, no ha tomado ni una sola medida encaminada a reducir o minimizar esta brecha, ni en materia laboral ni en materia de pensiones, sino que la gran mayoría de medidas que ha tomado han ido encaminadas a reducir el gasto”.

Para la Unión General de Trabajadores, esta propuesta “deja fuera, de forma injusta y discriminatoria, a un importante número de mujeres, ya que excluye a todas las mujeres que a día de hoy están percibiendo una pensión, a las mujeres con un solo hijo, y a todas las mujeres que perciben pensiones no contributivas, es decir, a las que cuentan con grandes dificultades económicas y sociales. Tan solo se dirige a mujeres con carreras de cotización suficientes para generar una pensión”.

Es una propuesta que se financiaría con cargo a los presupuestos a la Seguridad Social, al tratarse de un complemento de naturaleza contributiva, “cuando para nosotros es un incentivo económico fuera del ámbito contributivo y se debería financiar con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE)”.

Además, “trata de la misma manera situaciones completamente distintas y no tiene ningún efecto redistributivo. Se propone y se configura sin tener en cuentas las necesidades económicas y sociales de las mujeres pensionistas. Y no tiene en cuenta el verdadero problema con que cuentan muchas mujeres como consecuencia de tener carreras laborales más inestables, discontinuas y cortas, como es el tiempo cotizado”.

Por todo ello, Toni Ferrer ha afirmado que “al igual que la Seguridad Social no puede trabajar a espaldas del mercado de trabajo y de la evolución demográfica, tenemos que tener claro que tampoco lo puede hacer a espaldas de la necesidades de miles de personas que no encuentran la protección suficiente en nuestro Sistema”.

“Esta medida que se ha propuesto no es la única posible, caben otras alternativas como, por ejemplo, medidas que corrijan o disminuyan el impacto negativo que en  las carreras de cotización conlleva la atención a las responsabilidades familiares o las necesidades educativas de los hijos”.

Ver documento.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Ir al contenido